En términos generales…

En términos generales fue tranquila la noche del primer desfile de carnaval en la ciudad, a pesar de que hubo varios robos de motos y algunos incidentes de poca monta.

Claro está que siempre están los rezagados, “re pasados” de bebida y con poca paciencia. Algunos de ellos protagonizaron ayer una trifulca campal en calle Charrúa.

Cientos y probablemente miles de motos, también fueron estacionadas en las inmediaciones del centro de la ciudad con motivo del desfile de carnaval del pasado sábado.

Lo llamativo es que también se utilizó en este sentido el espacio de Plaza Artigas que no está enjardinado. Suponemos que alguien lo autorizó y honestamente nos pareció acertado, siempre y cuando no se invada la zona enjardinada.

Quedó también de manifiesto que el carnaval es una oportunidad para muchos de hacerse de cierto dinero, dado que no sólo las motos se amontonaban en el lugar, sino también los cascos protectores de los motonetistas.

También vimos en cada esquina de calle Uruguay, donde pasaba el desfile, apostados policías para contribuir a la seguridad pública