Era martes de tardecita…

Era martes de tardecita y había mucha gente en la Junta Departamental, “debían ser algunas reuniones de trabajo” pensó el lector que se comunicó con nuestro diario para pasarnos una información que le pareció atinada darla a conocer y que este diario la publicara.

Resulta que al pasar por la puerta de la sede del legislativo comunal ve cómo muchos de los ediles que tiene nuestro departamento al salir de ese lugar, se subían a sus respectivos vehículos y con celular en mano, encendían sus coches y mientras se largaban Uruguay al oeste, hablaban por teléfono como si nada.

El caso llamó la atención porque el mensaje que se la a la población desde la Intendencia es que serán rigurosos con el control de la conducta en el tránsito, pero los vecinos piensan que si los ediles pueden tomar la calle por su cuenta y manejar hablando por teléfono como si nada, porqué después a ellos, en tanto ciudadanos comunes, cuando hacen lo mismo que esos ediles, les deben pasar factura.

Uno de los lectores dijo incluso en dos esquinas distintas del centro observó esa conducta en un exintendente y en un exdiputado que no son del partido de gobierno, aunque también ha visto innumerables veces a actuales jerarcas de la administración usando el celular mientras conducen sus vehículos.