Estaban golpeando a otro en la vereda

Todos los domingos en horas de la mañana es ya habitual ver grupos de jóvenes en las cercanías de estaciones de servicio o de almacenes consumiendo bebidas, luego de una intensa noche y previo al regreso a sus domicilios.
Por calle Rincón, antes de llegar a calle Artigas, ayer domingo varios jóvenes estaban golpeando a otro en la vereda, arrojándolo incluso contra envases de garrafas de un local cercano.
Una vecina que pasaba por el lugar nos comentó que muchos peatones pasaban por el lugar, observaban la situación y no hacían nada. Como si fuera algo natural. También nos dijo que quizá la apatía se dio por las posibles represalias que podrían darse “si uno se mete”. Finalmente, advertida, la Policía concurrió al lugar y dialogó con el grupo, tomando “cartas en el asunto”.
Julio Delgado y 19 de Abril hasta la Costanera. Desde esa zona de la ciudad hemos recibido varios planteos sobre los malos olores que hay. La  falta de limpieza del arroyo que corre en el lugar, que junta bolsas y otros elementos, invade a las viviendas ubicadas en las cercanías. “Tenemos que estar todo el día con inciensos encendidos” fue el comentario de un vecino.

Todos los domingos en horas de la mañana es ya habitual ver grupos de jóvenes en las cercanías de estaciones de servicio o de almacenes consumiendo bebidas, luego de una intensa noche y previo al regreso a sus domicilios.

Por calle Rincón, antes de llegar a calle Artigas, ayer domingo varios jóvenes estaban golpeando a otro en la vereda, arrojándolo incluso contra envases de garrafas de un local cercano.

Una vecina que pasaba por el lugar nos comentó que muchos peatones pasaban por el lugar, observaban la situación y no hacían nada. Como si fuera algo natural. También nos dijo que quizá la apatía se dio por las posibles represalias que podrían darse “si uno se mete”. Finalmente, advertida, la Policía concurrió al lugar y dialogó con el grupo, tomando “cartas en el asunto”.

Julio Delgado y 19 de Abril hasta la Costanera. Desde esa zona de la ciudad hemos recibido varios planteos sobre los malos olores que hay. La  falta de limpieza del arroyo que corre en el lugar, que junta bolsas y otros elementos, invade a las viviendas ubicadas en las cercanías. “Tenemos que estar todo el día con inciensos encendidos” fue el comentario de un vecino.