La cantidad de infracciones…

La cantidad de infracciones al tránsito que se observan a diario en las calles de la ciudad no parecen tener arreglo. Eso es lo más lamentable porque nos corresponde a todos y los infractores están por doquier.

Los conductores que hablan por celular mientras conducen su vehículo parecen convencidos de que no están infringiendo nada. Es lamentable porque ponen en riesgo no sólo su seguridad, sino también la de otras personas.

Uno de los puntos de la ciudad que merece urgente atención es la Avda. Juan Harriague, frente a la plazoleta Stigarribia (Ceibal). Existe un amplio tramo levantado en la senda Sur (de salida de la ciudad) y realmente es inexplicable cómo no se han registrado más accidentes en el lugar.

Algunas personas residentes de la zona céntrica de la ciudad se preguntan ¿por qué? A veces en plena tarde las luminarias de la vía pública están encendidas a plena tarde y también muchas veces de noche están apagadas.

“El diablo se tomó licencia ese día…”, fue el comentario jocoso de un lector que ayer observaba la foto de la moto que quedó totalmente debajo de la camioneta en Sarandí y Acuña de Figueroa.

Aludía también a la camioneta que chocó el puente sobre el arroyo de Los Chanchos… en ninguno de los dos casos hubo que lamentar lesionados de gravedad.