- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

La diferencia de precios va por barrios…

La diferencia de precios va por barrios. En un boliche del barrio Mi Tío el agua mineral de medio litro sale 14 pesos. El mismo producto en Termas de Daymán tiene un valor de 23 pesos y en un local del Shopping llega a valer 27 pesos.
A esta situación hay que sumarle que el mismo producto en un envase de 2 litros sale 22 pesos aproximadamente. Los mismos comerciantes suelen advertir esta diferencia a los consumidores, sugiriendo la adquisición del agua mineral de más capacidad.
El pasado martes de Carnaval en horas de la tarde el tránsito por la ruta 3 justo en la rotonda ubicada en el acceso a Termas de Daymán no era muy fluido. La cartelería vial  existente indica una serie de maniobras que ordenan la circulación con reglas de ceda el paso y pare.
Nada de eso fue respetado por un motociclista que muy campante y a alta velocidad salía del centro termal sin ingresar siquiera a la rotonda. Los vehículos que venían en sentido contrario (pero en regla) sorprendidos disminuyeron su velocidad ante el peligro de un siniestro.
Algo similar ocurrió ese mismo martes, unos minutos después, cuando un vehículo matriculado en Argentina giró abruptamente e ingresó sin siquiera encender su señalero a la estación de servicio ubicada en la ruta camino a Daymán. Las bocinas de los vehículos que circulaban detrás como los que venían de frente, le dejaron claro la imprudencia.

La diferencia de precios va por barrios. En un boliche del barrio Mi Tío el agua mineral de medio litro sale 14 pesos. El mismo producto en Termas de Daymán tiene un valor de 23 pesos y en un local del Shopping llega a valer 27 pesos.

A esta situación hay que sumarle que el mismo producto en un envase de 2 litros sale 22 pesos aproximadamente. Los mismos comerciantes suelen advertir esta diferencia a los consumidores, sugiriendo la adquisición del agua mineral de más capacidad.

El pasado martes de Carnaval en horas de la tarde el tránsito por la ruta 3 justo en la rotonda ubicada en el acceso a Termas de Daymán no era muy fluido. La cartelería vial  existente indica una serie de maniobras que ordenan la circulación con reglas de ceda el paso y pare.

Nada de eso fue respetado por un motociclista que muy campante y a alta velocidad salía del centro termal sin ingresar siquiera a la rotonda. Los vehículos que venían en sentido contrario (pero en regla) sorprendidos disminuyeron su velocidad ante el peligro de un siniestro.

Algo similar ocurrió ese mismo martes, unos minutos después, cuando un vehículo matriculado en Argentina giró abruptamente e ingresó sin siquiera encender su señalero a la estación de servicio ubicada en la ruta camino a Daymán. Las bocinas de los vehículos que circulaban detrás como los que venían de frente, le dejaron claro la imprudencia.