La explosión de una estufa…

La explosión de una estufa a gas el pasado viernes en una finca de calle Gutiérrez Ruiz alarmó a los habitantes de la finca y el vecindario. Los bomberos y la Policía fueron alertados, pero felizmente nos pasó nada.

En la mañana anterior la Intendencia procedió a la poda de los frondosos ibirapitás en la avenica Barbieri, entre Blanes y Santos Errandonea, motivo por el cual se procedió a desviar el tránsito hacia el norte.

Algunas décadas atrás, era casi una “tradición” salteña, salir a caminar por las tardes soleadas del invierno y de paso tomar algunas naranjas para comer, de las chacras que abundaban en los alrededores de la ciudad.

Cuando no se exageraba, esta acción a nadie molestaba, porque no se lo tomaba como un delito, sino como algo propio del lugar, teniendo en cuenta que Salto ha sido siempre el departamento más naranjero del país.

Hoy las cosas han cambiado. Se sigue robando naranjas, pero ya no para consumir en el lugar y mientras la caminata, sino en cajones y hasta con vehículos apropiados para llevárselas, teniendo en cuenta que hoy el precio es muy superior a lo que era años atrás.

Prueba de ello es que en la tarde anterior se daba cuenta por parte del sereno de una chacra municipal de la existencia de dos motos que según sospechaba el aludido, habían ingresado a la chacra para robar naranjas.