La «fauna» del tránsito urbano

La «fauna» del tránsito urbano en la zona céntrica en horas del  mediodía es muy particular. Es posible ver a más de un adolescente en bicicleta circulando en dos ruedas. También es posible ver el desplazamiento en forma temeraria de algún otro adolescente sobre una patineta, haciendo piruetas y sin respetar para nada, por supuesto los semáforos.
Llamativamente nunca hemos visto inspectores de tránsito haciendo cumplir las disposiciones en la materia. A lo sumo se limitan a tocar silbato, pero sin ningún resultado práctico. Evidentemente esas normas no son para todos…siempre hay excepciones…Si no fueran a colegios distinguidos, seguramente se averiguaría su identidad rápidamente.
Ayer a primera hora de la tarde un intenso operativo policial desde el aeropuerto de Nueva Hespérides hasta los centros asistenciales, convocó a muchos curiosos y alarmó a los conductores y transeúntes que se encontraron con el corte del tránsito.
En esta ocasión se trató de un simulacro de accidente aéreo, de los que se hacen periódicamente para ajustar el sistema previsto ante emergencias. Lamentablemente apenas unas horas más tarde se debió implementar un operativo similar, esta vez real, debido a un grave accidente laboral registrado en la zona de La Gaviota.

La «fauna» del tránsito urbano en la zona céntrica en horas del  mediodía es muy particular. Es posible ver a más de un adolescente en bicicleta circulando en dos ruedas. También es posible ver el desplazamiento en forma temeraria de algún otro adolescente sobre una patineta, haciendo piruetas y sin respetar para nada, por supuesto los semáforos.

Llamativamente nunca hemos visto inspectores de tránsito haciendo cumplir las disposiciones en la materia. A lo sumo se limitan a tocar silbato, pero sin ningún resultado práctico. Evidentemente esas normas no son para todos…siempre hay excepciones…Si no fueran a colegios distinguidos, seguramente se averiguaría su identidad rápidamente.

Ayer a primera hora de la tarde un intenso operativo policial desde el aeropuerto de Nueva Hespérides hasta los centros asistenciales, convocó a muchos curiosos y alarmó a los conductores y transeúntes que se encontraron con el corte del tránsito.

En esta ocasión se trató de un simulacro de accidente aéreo, de los que se hacen periódicamente para ajustar el sistema previsto ante emergencias. Lamentablemente apenas unas horas más tarde se debió implementar un operativo similar, esta vez real, debido a un grave accidente laboral registrado en la zona de La Gaviota.