La generosidad de la gente no tiene límites

Días atrás recibimos un llamado que nos consultaba por algunos datos de una enfermera de campaña, a partir de un informe realizado un día domingo en el diario.

 

Ocurre que este lector, policía en actividad, quería ponerse en contacto con la profesional, porque contaba con materiales e instrumentos que le podían ser de utilidad para su tarea diaria.

 

Lamentablemente el padre del policía falleció, pero su quebranto de salud le implicaba el uso de diversos medicamentos, jeringas y otros elementos que entiende serán de mucha utilidad ante la carestía existente en ciertas zonas del interior profundo de nuestro departamento.

 

La generosidad de la gente no tiene límites, y casos como este bien vale la pena destacarlos, ya que hablan por si solos de personas que por encima de los dolores por la pérdida de un ser querido, colaboran con una justa causa, como es la atención sanitaria de salteños muchas veces postergados.

 

Varios padres de niños de corta edad nos han trasmitido la consulta  sobre el no funcionamiento de la fuente existente en Plaza Artigas. La plaza luce estupenda, y es una cita ineludible sobre la tardecita, pero hace varios meses que la fuente de agua no funciona.

 

La especie de microcine ubicado en el Mercado 18 de Julio con motivo del proyecto “20 Pueblos 20 Memorias” fue una novedad. Por él pasaron 16 historias contadas en lenguaje audivisual, en donde se desgranaron historias, testimonios y lugares que hacen a la identidad de nuestra gente.