La reparación de la avenida Luis Batlle Berres…

La reparación de la avenida Luis Batlle Berres, exruta 3, que une la ciudad con los accesos a la represa de Salto Grande, como todo tramo en construcción genera algunos inconvenientes. Por un lado, los tramos aún no reparados generan inestabilidad y el levantamiento inevitable de polvareda que debe mantener alerta a los vehículos cuando se desplazan en fila.
Pero por otro lado, muchos de los carteles que están colocados indicando que en determinados tramos hay media calzada, no tiene iluminación alguna ni tampoco han sido puestos con cinta reflectora, por lo que constituyen un verdadero peligro para quienes transitan por la zona, motivo por el cual las autoridades competentes deberían tomar cartas en el asunto antes de que se genere un problema.
Un ómnibus del recorrido urbano de la Intendencia, sufrió un desperfecto en su caja de cambios manual, ya que el coche tiene más de 20 años de antigüedad, y quedó parado en el medio del cruce entre la avenida Blandengues, entre Agraciada y Diagonal Centenario, cuando pretendía tomar por ésta última.
Arriba del coche quedaron los pasajeros que al rato bajaron buscando consuelo de las altas temperaturas que se hicieron sentir ayer, sobre todo en el interior del bus, cuyo conductor esperaba por ayuda de los mecánicos del sector. El problema se generó cuando el tránsito comenzó a intensificarse en ese cruce en particular.

La reparación de la avenida Luis Batlle Berres, exruta 3, que une la ciudad con los accesos a la represa de Salto Grande, como todo tramo en construcción genera algunos inconvenientes. Por un lado, los tramos aún no reparados generan inestabilidad y el levantamiento inevitable de polvareda que debe mantener alerta a los vehículos cuando se desplazan en fila.

Pero por otro lado, muchos de los carteles que están colocados indicando que en determinados tramos hay media calzada, no tiene iluminación alguna ni tampoco han sido puestos con cinta reflectora, por lo que constituyen un verdadero peligro para quienes transitan por la zona, motivo por el cual las autoridades competentes deberían tomar cartas en el asunto antes de que se genere un problema.

Un ómnibus del recorrido urbano de la Intendencia, sufrió un desperfecto en su caja de cambios manual, ya que el coche tiene más de 20 años de antigüedad, y quedó parado en el medio del cruce entre la avenida Blandengues, entre Agraciada y Diagonal Centenario, cuando pretendía tomar por ésta última.

Arriba del coche quedaron los pasajeros que al rato bajaron buscando consuelo de las altas temperaturas que se hicieron sentir ayer, sobre todo en el interior del bus, cuyo conductor esperaba por ayuda de los mecánicos del sector. El problema se generó cuando el tránsito comenzó a intensificarse en ese cruce en particular.