La tecnología moderna ha aparejado…

Varios jóvenes salteños optaron por irse de vacaciones a la paradisíaca localidad de Punta del Diablo en el departamento de Rocha, un lugar que hasta hace unos años se trataba de un balneario pintoresco y natural, lejos del ruido de Punta del Este y sus alrededores.
Pero esta vez, el ambiente se contaminó y algunas casas en la que veranean jóvenes salteños se vieron visitadas por los amigos de lo ajeno, que despojaron a sus moradores de varias de las pertenencias que llevaron. Si bien las denuncias se hicieron y la Policía del lugar trabajó para recuperar lo perdido, los momentos de susto y molestia, serán parte de las anécdotas del viaje.
La tecnología moderna ha aparejado innumerables ventajas para la humanidad, pero el mal empleo también representa riesgos y les da armas a quienes se valen de ellas para acciones delictivas.
Prueba de ello son los “secuestros” de computadoras que se van poniendo de moda en muchas ciudades. Los delincuentes cibernéticos “se adueñan” de la computadora de su víctima en la que aparece un cartel que le indica que la misma ha sido bloqueada y para liberarla le exigen pagar una elevada multa.
Generalmente se hacen pasar por organismos de contralor de delitos complejos o de recaudación y muchas de sus víctimas, que guardan alguna información confidencial, apagan para intentar recuperar su computadora, aunque en la mayoría de los casos, ésta no es desbloqueada ni siquiera después del pago.

Varios jóvenes salteños optaron por irse de vacaciones a la paradisíaca localidad de Punta del Diablo en el departamento de Rocha, un lugar que hasta hace unos años se trataba de un balneario pintoresco y natural, lejos del ruido de Punta del Este y sus alrededores.

Pero esta vez, el ambiente se contaminó y algunas casas en la que veranean jóvenes salteños se vieron visitadas por los amigos de lo ajeno, que despojaron a sus moradores de varias de las pertenencias que llevaron. Si bien las denuncias se hicieron y la Policía del lugar trabajó para recuperar lo perdido, los momentos de susto y molestia, serán parte de las anécdotas del viaje.

La tecnología moderna ha aparejado innumerables ventajas para la humanidad, pero el mal empleo también representa riesgos y les da armas a quienes se valen de ellas para acciones delictivas.

Prueba de ello son los “secuestros” de computadoras que se van poniendo de moda en muchas ciudades. Los delincuentes cibernéticos “se adueñan” de la computadora de su víctima en la que aparece un cartel que le indica que la misma ha sido bloqueada y para liberarla le exigen pagar una elevada multa.

Generalmente se hacen pasar por organismos de contralor de delitos complejos o de recaudación y muchas de sus víctimas, que guardan alguna información confidencial, apagan para intentar recuperar su computadora, aunque en la mayoría de los casos, ésta no es desbloqueada ni siquiera después del pago.