La terminal de ómnibus de Salto…

La terminal de ómnibus de Salto estaba repleta de gente ya que había comenzado el operativo retorno y muchos se quejaban porque tenían que estacionar muy lejos, otros porque la cantidad de andenes hacía que los coches se amontonaran y estaban todos como hormigas esperando entrar al hormiguero que correspondía.

Afuera los cuidacoches no tienen los chalecos que los identifican y eso hace que mucha gente aproveche la oportunidad de hacerse unos pesos cuidando autos que estacionan en el lugar y que temen por la inseguridad que afecta a la sociedad en estos días, y que lejos de ser una sensación, se ha vuelto una realidad.

El trabajo nocturno permite ver otra realidad social y lo que de día son plazas públicas con una variopinta interesante, entre los que hay niños con sus padres y ancianos que charlan entre ellos, de madrugada el panorama cambia radicalmente y se aglomera un público que no tiene hábitos de trabajo y sí de pedir monedas.

En la madrugada de ayer, una jovencita con escasa ropa para el frío que hacía, que estaba entre un grupo de varios muchachos todos ellos varones que tomaban alcohol desde una botella, intentó dirigirse hacia el baño público que da hacia calle Artigas y cayó al suelo del estado de ebriedad, o vaya a saber qué, en el que se encontraba. Sus compinches la miraron de lejos, se rieron y siguieron tomando. ¿La Policía?, bien gracias.







El tiempo

Ediciones anteriores

diciembre 2018
L M X J V S D
« nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

  • Otras Noticias...