La turista llegó apurada…

La turista llegó apurada hasta el edificio de apartamentos en Montevideo donde había arrendado un apartamento por algunos días. Hallando un guardia de seguridad le preguntó si podía dejar una valija allí por unos minutos pues iba a comprar un chip para su celular.

El guardia le autorizó y los minutos se transformaron en media hora. En este lapso fue visualizada la valija en el medio del lugar y comenzó a despertar sospechas, debido a que el guardia de seguridad ya no estaba allí.

Determinó la presencia de Policía, Bomberos y hasta se hizo presente el servicio antiexplosivos del Ejército Nacional. Cuando se disponía a abrir la valija con todas las precauciones del caso apareció la dueña de la valija que mostró que sólo contenía ropa y enseres personales.

En suma, disculpas mediante por todo el “revuelo” causado, el episodio quedó como algo jocoso, aunque las precauciones tomadas nunca están demás, se dijo a EL PUEBLO.

Los tiemos han cambiado y la inseguridad campea. Prueba de ello es el cartelito instalado en la financiera de Uruguay y Asencio, atracada días atrás.
Ahora la puerta permanece cerrada y en ella puede leerse: “golpee para ser atendido”.

Es que los “motochorros” están a la orden del día y la lista de comercios asaltados está creciendo.