La vereda oeste de la calle…

La vereda oeste de la calle Florencio Sánchez entre Uruguay y Artigas frente a la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, está tapizada por las heces de aves que se posan en las frondosas ramas de los árboles que allí se encuentran, desde hace tantos años ya, que han levantado las veredas.

Las mismas que son parte de una plaza céntrica, sino de una de las principales de esta ciudad llamada turística. Los vecinos del lugar, los comerciantes y los padres de los niños que van a las escuelas y colegios de la zona, pasan comentando el mismo tema y aduciendo que si bien para mejorar ese espacio público se autorizó a un carrito de café ofrecer allí su servicio, las veredas siguen tapizadas de desperdicios de aves, siguen siendo un debe para limpiar la plaza.

“Se trata de un tema del que pocos hablan pero lo que pasa es que el problema de Uruguay es que muchos piensan que en otros lados se está peor y que acá se está muy bien tal como está. Lo que hacemos es lo que podemos, pero mantiene alto nuestro nivel de vida comparado con el resto del mundo y eso es un error”, me decía Ángel, un salteño que desde 1998 vive en Estados Unidos y viaja por su trabajo por todo el mundo.

Para este salteño, que vino con muchas ganas de hacer cosas por la comunidad y de trabajar para mejorar el desarrollo humano, social y económico de nuestra sociedad, nos resume el tema de una forma exacta, “si siguen pensando que así estamos bien, seguiremos retrocediendo con respecto al mundo, lo peor es que lo hacemos sin darnos cuenta”.