La zona este de nuestra ciudad es una de las más movidas en cuanto tráfico

La zona este de nuestra ciudad es indiscutiblemente una de las más movidas en cuanto a su tráfico. El movimiento de la Terminal de Ómnibus, del centro comercial y el pasaje de transporte mediano le dan una particularidad que ha tenido desde siempre.

 

Días pasados en avenida Blandengues, unos metros antes de la cebra que permite el cruce peatonal hacia la Terminal, una señora cruzó la calle de improvisto, motivo por el cual un automóvil paró su marcha para evitar la colisión. Hasta ahí todo bien. Pero resulta que en esa ocasión un taxista que venía detrás del automóvil, se las agarró con la prudente conductora. Además de los epítetos desubicados que espetó, tomó a patadas la puerta delantera derecha del vehículo.

 

La avenida Armando Barbieri, en toda su extensión, suele ser una vía en donde el respeto por la velocidad moderada brilla por su ausencia. Aprovechando la ausencia de semáforos en buena parte de toda su trayectoria se transita muy fuerte, no se respeta el paso de los peatones, que muchas veces son niños, que concurren a sus centros de estudio.

 

Otra del tránsito: ayer en distintos lugares de la ciudad pudimos observar a motociclistas “cargados hasta no ver”. En calle Rivera uno transitaba con una pila de diarios en el tanque de nafta. Por 25 de agosto, otro, iba cargado de bolsas con rollos de papel y en la avenida Barbieri, otro, circulaba rodeado de huevos de gallina. Nos preguntamos si pueden conducir en las mejores condiciones. Creemos que no.