Las consecuencias del incendio…

Las consecuencias del incendio en la rotisería “Bemba”, registrado en las últimas horas de la tarde del pasado martes fueron más importantes de lo que se pensó en un principio. Esto obliga al comercio a permanecer fuera de servicio por unos días.
Concretamente volveremos el sábado próximo, para volver a empezar como lo hemos hecho tantas veces, porque felizmente toda vez que caímos o nos tiraron al suelo, hemos logrado levantarnos, señaló su principal Mario Goldman.
La hora crucial del tránsito salteño, como del que existe en otras partes del país, coincide con la entrada al trabajo, es decir a las 8 de la mañana en la mayoría de los casos y a las 14,30 en la tarde. Es que mucha gente, sobre todo la más joven acostumbra a salir sobre la hora.
En estos casos depende de la velocidad con que logre transitar para llegar en hora a cumplir sus obligaciones. Claro está que a veces, un accidente o un imprevisto se lo impide y no sólo por algunos minutos… ¿Algún día aprenderemos a movernos con más tiempo y mayor prudencia?
Los casos de maltrato animal son siempre detestables, pero en los días de calor agobiante, ver como se castiga a un equino porque fatigado no responde al esfuerzo al que se lo somete, es más que eso, es enervante.
Ayer en calle San Martín, cerca de Saladero, asistimos a uno de estos casos. Felizmente alguien lo notó también y hubo una denuncia policial al respecto.

Las consecuencias del incendio en la rotisería “Bemba”, registrado en las últimas horas de la tarde del pasado martes fueron más importantes de lo que se pensó en un principio. Esto obliga al comercio a permanecer fuera de servicio por unos días.

Concretamente volveremos el sábado próximo, para volver a empezar como lo hemos hecho tantas veces, porque felizmente toda vez que caímos o nos tiraron al suelo, hemos logrado levantarnos, señaló su principal Mario Goldman.

La hora crucial del tránsito salteño, como del que existe en otras partes del país, coincide con la entrada al trabajo, es decir a las 8 de la mañana en la mayoría de los casos y a las 14,30 en la tarde. Es que mucha gente, sobre todo la más joven acostumbra a salir sobre la hora.

En estos casos depende de la velocidad con que logre transitar para llegar en hora a cumplir sus obligaciones. Claro está que a veces, un accidente o un imprevisto se lo impide y no sólo por algunos minutos… ¿Algún día aprenderemos a movernos con más tiempo y mayor prudencia?

Los casos de maltrato animal son siempre detestables, pero en los días de calor agobiante, ver como se castiga a un equino porque fatigado no responde al esfuerzo al que se lo somete, es más que eso, es enervante.

Ayer en calle San Martín, cerca de Saladero, asistimos a uno de estos casos. Felizmente alguien lo notó también y hubo una denuncia policial al respecto.