Los familiares de las personas…

Los familiares de las personas que son detenidas por la policía, nunca se rinden. Así lo demuestran cada jornada en las puertas del juzgado penal de la calle Artigas 1080, cuando permanecen durante horas en la vereda llueva o truene, esperando estoicos una resolución judicial. Cabe mencionarlos porque este tipo de personas ya son parte del paisaje del lugar cada día hábil, incluso algunos fines de semana.
En tanto, el secretismo que muchas veces se maneja desde el interior de esa oficina pública por parte de los funcionarios, como si lo que allí se tratara fuera actividad reservada, también se traslada a los familiares que desde la puerta del recinto se quejan del trato que reciben, por entender que les son negados muchas veces el acceso al lugar para hablar con los abogados o tener información sobre el caso de su interés.
La situación se traslada a la Policía ya que días pasados, una lectora comentó a este diario que tras ser víctima del robo de documentos y dinero desde el interior de su casa en el correr de este año, radicó la denuncia en una Seccional para que se investigara el caso, y que los funcionarios, en el cumplimiento de su trabajo, tratarían de recuperar al menos sus documentos personales.
Sin embargo, pasaron casi dos meses sin noticia alguna, por lo que regresó para saber algo de su denuncia. Un policía  mirando televisión le contestó que no “había nada” y que si “había algo tampoco le podía decir nada, porque sería una obstrucción” a la investigación.

Los familiares de las personas que son detenidas por la policía, nunca se rinden. Así lo demuestran cada jornada en las puertas del juzgado penal de la calle Artigas 1080, cuando permanecen durante horas en la vereda llueva o truene, esperando estoicos una resolución judicial. Cabe mencionarlos porque este tipo de personas ya son parte del paisaje del lugar cada día hábil, incluso algunos fines de semana.

En tanto, el secretismo que muchas veces se maneja desde el interior de esa oficina pública por parte de los funcionarios, como si lo que allí se tratara fuera actividad reservada, también se traslada a los familiares que desde la puerta del recinto se quejan del trato que reciben, por entender que les son negados muchas veces el acceso al lugar para hablar con los abogados o tener información sobre el caso de su interés.

La situación se traslada a la Policía ya que días pasados, una lectora comentó a este diario que tras ser víctima del robo de documentos y dinero desde el interior de su casa en el correr de este año, radicó la denuncia en una Seccional para que se investigara el caso, y que los funcionarios, en el cumplimiento de su trabajo, tratarían de recuperar al menos sus documentos personales.

Sin embargo, pasaron casi dos meses sin noticia alguna, por lo que regresó para saber algo de su denuncia. Un policía  mirando televisión le contestó que no “había nada” y que si “había algo tampoco le podía decir nada, porque sería una obstrucción” a la investigación.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...