Los perros sueltos…

Los perros sueltos siguen siendo una constante en los distintos barrios de la ciudad. En Salto hay un perro cada cinco habitantes y eso determina la existencia de un sinnúmero de animales deambulando por las calles sin control alguno y propensos a provocar accidentes.
El tema es quién le pone el cascabel al gato, quién se hace cargo de esta situación. Existe una ley de responsabilidad de tenencia de animales, la cual no se cumple hasta el momento porque para eso falta cultura cívica en la población, pero tanto los perros con dueños o sin ellos, siguen andando sueltos por la ciudad y eso es un problema.
Las zanjas que hay en algunas calles de la ciudad son de temer. En la calle 19 de Abril y Raffo los pozos que hay en la zona pueden generar tranquilamente un accidente de tránsito, si los mismos no son corregidos o al menos señalizados para evitar que alguien caiga en ellos.
En otro orden, la placita que está enclavada en ese espacio, por la calle Raffo entre 19 de Abril y Agraciada se encuentra en estado de abandono, con los pastizales altísimos, los juegos deteriorados y carece de todo tipo de elementos como para el uso familiar. Los vecinos sostienen que ya han reclamado el tema a la Intendencia pero parece que sus pedidos han caído en saco roto.

Los perros sueltos siguen siendo una constante en los distintos barrios de la ciudad. En Salto hay un perro cada cinco habitantes y eso determina la existencia de un sinnúmero de animales deambulando por las calles sin control alguno y propensos a provocar accidentes.

El tema es quién le pone el cascabel al gato, quién se hace cargo de esta situación. Existe una ley de responsabilidad de tenencia de animales, la cual no se cumple hasta el momento porque para eso falta cultura cívica en la población, pero tanto los perros con dueños o sin ellos, siguen andando sueltos por la ciudad y eso es un problema.

Las zanjas que hay en algunas calles de la ciudad son de temer. En la calle 19 de Abril y Raffo los pozos que hay en la zona pueden generar tranquilamente un accidente de tránsito, si los mismos no son corregidos o al menos señalizados para evitar que alguien caiga en ellos.

En otro orden, la placita que está enclavada en ese espacio, por la calle Raffo entre 19 de Abril y Agraciada se encuentra en estado de abandono, con los pastizales altísimos, los juegos deteriorados y carece de todo tipo de elementos como para el uso familiar. Los vecinos sostienen que ya han reclamado el tema a la Intendencia pero parece que sus pedidos han caído en saco roto.