Los reyes magos coparon el centro…

Los reyes magos coparon el centro el domingo por la noche, algo inusual teniendo en cuenta que los días domingo, todos los comercios están cerrados. Sin embargo, ayer la inmensa mayoría de ellos trabajaron a pleno, ya que toda la gente salió a la calle para divertirse y entretenerse con lo que estaba ocurriendo con el día festivo.
Hoy la mayoría de los niños habrán vivido la ilusión de poner los zapatitos y el vaso con agua para los camellos, a propósito un lector nos comentaba que su hijo de 5 años, desde hace varios días tiene preparado un canasto con pasto y un poco de pan dulce para que los reyes también se alimenten, porque dice que al final son “tan buenos” que se “merecen comer”.
La imprudencia en los conductores sigue y es algo que merece un llamado de atención. Ayer por la tarde, en la avenida Manuel Oribe, el conductor de una moto, no solamente iba sin casco, sino que además viajaba con dos niños pequeños, uno sentado adelante y otro atrás, y no conforme con esto, el tipo iba hablando por celular.
La imagen era la postal de lo que no se debe hacer, el hecho requiere de tener conciencia a la hora de manejar, sea un automóvil, una moto o una bicicleta. Asimismo, cabe destacar que la avenida Oribe está en buenas condiciones y es responsabilidad de todos mantenerla en ese estado.

Los reyes magos coparon el centro el domingo por la noche, algo inusual teniendo en cuenta que los días domingo, todos los comercios están cerrados. Sin embargo, ayer la inmensa mayoría de ellos trabajaron a pleno, ya que toda la gente salió a la calle para divertirse y entretenerse con lo que estaba ocurriendo con el día festivo.

Hoy la mayoría de los niños habrán vivido la ilusión de poner los zapatitos y el vaso con agua para los camellos, a propósito un lector nos comentaba que su hijo de 5 años, desde hace varios días tiene preparado un canasto con pasto y un poco de pan dulce para que los reyes también se alimenten, porque dice que al final son “tan buenos” que se “merecen comer”.

La imprudencia en los conductores sigue y es algo que merece un llamado de atención. Ayer por la tarde, en la avenida Manuel Oribe, el conductor de una moto, no solamente iba sin casco, sino que además viajaba con dos niños pequeños, uno sentado adelante y otro atrás, y no conforme con esto, el tipo iba hablando por celular.

La imagen era la postal de lo que no se debe hacer, el hecho requiere de tener conciencia a la hora de manejar, sea un automóvil, una moto o una bicicleta. Asimismo, cabe destacar que la avenida Oribe está en buenas condiciones y es responsabilidad de todos mantenerla en ese estado.