Los robos están a la orden del día…

Los robos están a la orden del día. Lo habitual es que se trate de entradas forzadas a domicilios que se dejan sin moradores por un rato. El pasado miércoles la zona asolada fue la de calle Rincón en las cercanías del hospital.

Una finca de calle Varela fue “visitada” por los malvivientes en un rato en que sus habitantes estuvieron ausentes. Aparentemente los intrusos (no pudimos saber si alcanzaron a robar), ingresaron por los fondos, se presume que por la obra donde se construye “Casa Amiga” y saltaron desde allí. Luego rompieron una puerta y a juzgar por la sangre que quedó en el lugar se cortaron, antes de abandonar la vivienda.

Lo inusual fue que también ingresaron en una finca de calle Cervantes, casi frente a la entrada de una empresa de camiones de carga en una manzana cercana a la anterior. Allí dejaron una camiseta de fútbol ensangrentada, lo que hace presumir que se trató de los mismos malvivientes. En una primera observación los dueños de la vivienda no notaron la falta de ningún efecto.

Días atrás, otra casa de la zona, en este caso en calle Rincón, quedó sola por un rato y los ladrones “rastrillaron” unas cuantas cosas, entre ellas algunas alhajas y un cuchillo de cabo de plata y oro, de alto valor sentimental para sus dueños, obviamente que no para los ladrones que seguramente ya le encontraron comprador.