Luego de insistentes…

Luego de insistentes reclamos y mucho trabajo para que fuera tapado uno de los agujeros que dejó la obra inconclusa del proyectado edificio en 18 de Julio y Artigas, lo cual efectivamente se hizo con una lámina de conglomerado de madera y clavos, la misma fue arrancada y además de ser un peligro para alguien por la profundidad que tiene ese espacio, también surge del lugar un fétido olor, propio del agua estancada en ese punto.

Además, en el lugar también hay un espacio cubierto por una pared de bloques del cual también se ha pedido la cancelación de su acceso, que es propicio para el escondite de delincuentes, así como también es aprovechado por algunas personas para hacer sus necesidades fisiológicas, lo que genera un lugar deprimente a tan solo media cuadra de la principal plaza pública de la ciudad.

Teniendo en cuenta que las autoridades y el comercio se vienen preparando para la semana de Turismo, poniendo lo mejor de cada uno y buscando mejorar y renovar los espacios públicos para el disfrute del turista, sería buena cosa que metieran mano de una vez en este lugar con la finalidad de poder olvidarnos del tema y eliminar un problema.

Además, falta conciencia ciudadana y cultura de ciudad turística, de lo contrario los encargados de poner manos en el asunto ya lo hubieran hecho, y el gobierno departamental tendría incluso que intimarlos a remediar un problema que ellos mismos generaron.