No es la primera vez que sucede…

En la esquina de 18 de Julio y la avenida Harriague, aparecieron desde hace algunos días  tres o cuatro zapatos colgados en las líneas de energía. En el imaginario popular al menos, esta sería una señal de que en las inmediaciones existe una boca de venta de droga.
No sería raro que así fuera, dado que es habitual ver gente joven y adolescentes incluso deambular a veces a altas horas de la noche por las inmediaciones del parque Harriague, aunque también puede tratarse de un bromista, que trata de divertirse distrayendo a la policía, nos dicen vecinos del lugar.
Ya que estamos en la zona,  cabe señalar que el pasado lunes en las últimas horas de la tarde, un adolescente que transitaba por la esquina fue interceptado por un joven, delgado y alto, que le derribó y le rapiñó el celular.
No es la primera vez que sucede un hecho de esta naturaleza en esa esquina. Días atrás, la víctima fue una mujer, a la que le robaron la cartera. No muy lejos de allí, en Cervantes y Rincón, una mujer irrumpió sorpresivamente en una rotisería del lugar…
«Me quieren matar, me quieren matar, clamaba. Le perseguía su ex marido, armado de una sevillana. Fue interceptado por la policía, ante denuncia de los vecinos y detenido. Sucedió también el lunes último. En definitiva, estuvo «movidita»  la zona de barrio Almagro este día.

En la esquina de 18 de Julio y la avenida Harriague, aparecieron desde hace algunos días  tres o cuatro zapatos colgados en las líneas de energía. En el imaginario popular al menos, esta sería una señal de que en las inmediaciones existe una boca de venta de droga.

No sería raro que así fuera, dado que es habitual ver gente joven y adolescentes incluso deambular a veces a altas horas de la noche por las inmediaciones del parque Harriague, aunque también puede tratarse de un bromista, que trata de divertirse distrayendo a la policía, nos dicen vecinos del lugar.

Ya que estamos en la zona,  cabe señalar que el pasado lunes en las últimas horas de la tarde, un adolescente que transitaba por la esquina fue interceptado por un joven, delgado y alto, que le derribó y le rapiñó el celular.

No es la primera vez que sucede un hecho de esta naturaleza en esa esquina. Días atrás, la víctima fue una mujer, a la que le robaron la cartera. No muy lejos de allí, en Cervantes y Rincón, una mujer irrumpió sorpresivamente en una rotisería del lugar…

«Me quieren matar, me quieren matar, clamaba. Le perseguía su ex marido, armado de una sevillana. Fue interceptado por la policía, ante denuncia de los vecinos y detenido. Sucedió también el lunes último. En definitiva, estuvo «movidita»  la zona de barrio Almagro este día.