No hubo de explicación alguna…

El joven matrimonio viaja periódicamente a Concordia por motivo de salud de uno de sus hijos. Para hacerlo con mayor comodidad arrienda un auto. El pasado miércoles, llegando a Concordia, lo paró la Caminera. Le hizo saber al conductor que iba sin el cinturón de seguridad puesto y por lo tanto «tenía que apresarle el auto…»

 

No hubo de explicación alguna… La única opción era «pagarle» en el acto los $ 1.800 uruguayos (400 argentinos) que el policía vio que tenía el joven en la billetera… El muchacho asustado no tuvo más remedio que hacerlo. Se le sacó hasta el último peso «ni para remedio», le quedó. ¡Vergonzoso!.

 

La Intendencia ha informado de la cancelación temporaria de la línea denominada «Bus de la Costa», debido a una obvia menor demanda de usuarios en el invierno. Al mismo tiempo señala que esta línea será reinstalada en el verano.

 

La edificación en construcción en Blanes y Brasil apareció con sus grandes vidrios destrozados. Quienes vieron el daño  luego de la final de fútbol, atribuyeron el mismo a los hinchas desilusionados.

 

No fue así, al menos, no fue ahora, nos dicen vecinos del lugar que afirman que el daño fue concretado días atrás y aparentemente no estaría relacionado con la final de Peñarol y Santos.