“Nos han manifestado que es insoportable…”

Días pasados en el edificio central de la Regional Norte varios universitarios se aprestaban a reunirse en uno de sus salones ubicados en los pisos superiores. Todo hubiese sido normal, salvo que cuando se disponían a dirigirse al ascensor una estudiante los convocó a que no lo hicieran.
Sacó de su mochila una cuadernola y les informó el gasto en energía eléctrica que se ocasiona cada vez que se utiliza el aparato, y que era necesario ahorrar energía. Algunos le hicieron caso. Otros (los más pesaditos en kilos) no, y gastaron.
Ese mismo ascensor ha sido objeto de algunas críticas por personas que no concurren regularmente a la Universidad, pero que en ciertas ocasiones deben hacerlo.
Ocurre que en ocasión de las elecciones universitarias suelen concurrir algunos profesionales o docente veteranos, con algunas dificultades físicas, que usan el ascensor. Ellos manifiestan que no puede ser que esté en el extremo totalmente opuesto del acceso del edificio, motivo por el que queda lejos de todo.
La mujer ocupa ya un espacio visible en el mundo del trabajo. Se observa con frecuencia su presencia en variados sectores de actividad. Días pasados en una conexión de agua corriente que se estaba reparando en calle Misiones al 300, una joven muchacha (con la correspondiente vestimenta de OSE) trabajaba con pala en la operativa de arreglo a la par de su colega varón.
En otro orden algunos vecinos nos han manifestado que es insoportable como los dueños de algunos perros no cuidan que los mismos hagan sus necesidades en patios ajenos.

Días pasados en el edificio central de la Regional Norte varios universitarios se aprestaban a reunirse en uno de sus salones ubicados en los pisos superiores. Todo hubiese sido normal, salvo que cuando se disponían a dirigirse al ascensor una estudiante los convocó a que no lo hicieran.

Sacó de su mochila una cuadernola y les informó el gasto en energía eléctrica que se ocasiona cada vez que se utiliza el aparato, y que era necesario ahorrar energía. Algunos le hicieron caso. Otros (los más pesaditos en kilos) no, y gastaron.

Ese mismo ascensor ha sido objeto de algunas críticas por personas que no concurren regularmente a la Universidad, pero que en ciertas ocasiones deben hacerlo.

Ocurre que en ocasión de las elecciones universitarias suelen concurrir algunos profesionales o docente veteranos, con algunas dificultades físicas, que usan el ascensor. Ellos manifiestan que no puede ser que esté en el extremo totalmente opuesto del acceso del edificio, motivo por el que queda lejos de todo.

La mujer ocupa ya un espacio visible en el mundo del trabajo. Se observa con frecuencia su presencia en variados sectores de actividad. Días pasados en una conexión de agua corriente que se estaba reparando en calle Misiones al 300, una joven muchacha (con la correspondiente vestimenta de OSE) trabajaba con pala en la operativa de arreglo a la par de su colega varón.

En otro orden algunos vecinos nos han manifestado que es insoportable como los dueños de algunos perros no cuidan que los mismos hagan sus necesidades en patios ajenos.







Recepción de Avisos Clasificados