Pudo ser una tragedia…

Pudo ser una tragedia, pero felizmente no alcanzó a ello. Sucedió el pasado domingo en barrio Nuevo Uruguay. Un joven concurrió a la casa de un vecino y al tocar el portón quedó “pegado” por una descarga de electricidad.

Sucede que la tormenta había estado rozando un cable de la línea eléctrica de la vivienda y éste quedó tocando una chapa.
Al ver al joven en esta situación, el dueño de casa intentó rescatarlo , pero no sólo no pudo sino que también sufrió las consecuencias.

Vino un hermano y la fuerza de la corriente lo tiró lejos y finalmente la madre que intentaba inútilmente tironearlo de la ropa. Felizmente luego el joven pudo desprenderse y de inmediato trajeron los accidentados al hospital donde se repusieron favorablemente.

Resulta curioso comprobar como algunas personas tomaron la esquina de Artigas y 18 de Julio, donde se proyectaba construir la Torre del Bicentenario, en la noche del sábado último, por baño público, a pesar de que enfrente existen estos.

Las consecuencias “se olían” el caluroso domingo cuando se pasaba a varios metros del lugar.