Rigurosos controles en sanatorio…

Las casas que dan su frente a los espacios públicos donde están ubicadas las paradas de ómnibus del recorrido urbano de pasajeros sufren las consecuencias del cúmulo de gente que diariamente espera el servicio.

Tal es el caso de una casona ubicada por calle Artigas, frente al Palacio de Oficinas públicas, que si bien está para la venta, y desocupada, luce la puerta de su zaguán llena de nombres escritos con líquido corrector, e incluso con instrumentos punzantes que lo dañan.

Un sanatorio de Salto en el horario de visita a las salas solicita la cédula de identidad para el ingreso. Una vez entregada se da una tarjeta con el número de la sala a visitar. El horario es controlado a rajatabla y de no ser respetado el encargado procede a la búsqueda de los foráneos para invitarlos a salir.

Esta semana que pasó varios visitantes de dicho sanatorio coincidieron en la espera del encargado ya que se cruzaron, sin verse, cuando el fue en su búsqueda. El comentario era dispar. Para unos está bien que se controle el acceso y para otros no tiene nombre, ya que nadie va a esos lugares a pasear.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...