Se nos dice que tanto en los siete liceos públicos de la ciudad…

Largas colas  se produjeron los primeros días de esta semana frente a algunos liceos de la ciudad para obtener número a efecto de la inscripción de alumnos que ingresan a Secundaria.
Se nos dice que tanto en los siete liceos públicos de la ciudad, como en los liceos privados no hay dificultades en cuanto a cupo para las inscripciones, pese a que en algunos de ellos puede haber  un número muy cercano al de saturación.
La Plaza de los Treinta y Tres Orientales, tiene habitualmente dos cuidadores ya “veteranos” en el lugar. Sin embargo por estos días – nos cuentan algunos vecinos – deben estar de licencia, porque hay otro dos funcionarios notoriamente más jóvenes.
Ello sería totalmente normal, a no ser por alguna “anormalidad”, anotada por estos vecinos. Uno de ellos apareció el pasado lunes a la noche, por calle Florencio Sánchez, en su moto y flamante “medio casco”.
Pero lo insólito es que subió la rampa para discapacitados hacia la plaza y andando en su moto llegó hasta la casilla de los cuidadores en la zona central de la plaza. Se supone que su tarea es la de evitar conductas como la suya precisamente, dado que ni siquiera se permite andar en bicicleta, salvo a los muy pequeñitos. Trasladamos la queja a quien corresponda…

Largas colas  se produjeron los primeros días de esta semana frente a algunos liceos de la ciudad para obtener número a efecto de la inscripción de alumnos que ingresan a Secundaria.

Se nos dice que tanto en los siete liceos públicos de la ciudad, como en los liceos privados no hay dificultades en cuanto a cupo para las inscripciones, pese a que en algunos de ellos puede haber  un número muy cercano al de saturación.

La Plaza de los Treinta y Tres Orientales, tiene habitualmente dos cuidadores ya “veteranos” en el lugar. Sin embargo por estos días – nos cuentan algunos vecinos – deben estar de licencia, porque hay otro dos funcionarios notoriamente más jóvenes.

Ello sería totalmente normal, a no ser por alguna “anormalidad”, anotada por estos vecinos. Uno de ellos apareció el pasado lunes a la noche, por calle Florencio Sánchez, en su moto y flamante “medio casco”.

Pero lo insólito es que subió la rampa para discapacitados hacia la plaza y andando en su moto llegó hasta la casilla de los cuidadores en la zona central de la plaza. Se supone que su tarea es la de evitar conductas como la suya precisamente, dado que ni siquiera se permite andar en bicicleta, salvo a los muy pequeñitos. Trasladamos la queja a quien corresponda…







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...