Serán aves, pero no son tontas

La aglomeración de las golondrinas en Termas del Daymán constituye un espectáculo aparte. Se nos dice que son miles y miles las aves que revolotean a última hora de la tarde y terminan posándose en árboles del centro termal.

 

Serán aves, pero no son tontas. Como el año anterior les dejaron sin habitat en las inmediaciones del Liceo del Cerro, este año cambiaron de lugar de concentración y decidieron hacer turismo.

 

Sigue siendo pobre la iluminación en el tramo de la Avenida Ferreira Aldunate de ingreso a la ciudad, hasta el “bagashopping”, el que está bordeado de eucaliptos de gran porte.

 

Prácticamente hacia todos los puntos cardinales de alrededores de la ciudad, se pueden ver las huellas de los incendios que se han registrado en los últimos días.

 

Un joven que se hallaba trabajando en la zona de Termas del Arapey, dando forma a un quincho de paja a varios metros de altura, por motivos que se desconocen se desplomó y cayó resultando con lesiones que determinaron primero su internación en sanatorio Panamericano y posteriormente fue trasladado a Montevideo.

 

Ayer a media tarde los bomberos de la ciudad llegaban al récord de 10 incendios en el día. Todos incendios de campo y pastizales, excepto, uno que fue el incendio de un cable de un equipo de aire acondicionado, en un hotel de la zona de Daymán, el que fue dominado por los propios empleados del lugar.