Un hecho curioso…

Un hecho curioso. Una persona dejó su coche Nissan Sentra, el pasado miércoles a la hora 12.00 estacionado en calle Larrañaga, entre Uruguay y Artigas. Una hora más tarde, al ir a buscarlo ya no lo halló, denunciando el hurto.

Lo curioso es que en horas de la noche, poco después de las 21, la policía ubica el auto en calle Varela, entre Rincón y Treinta y Tres, con todo en orden, salvo la puerta trasera abierta. Según vecinos del lugar estaba estacionado allí desde las primeras horas de la tarde. ¿Hurto u olvido?.

Los famosos préstamos “limpiasueldos” que se han otorgado a docentes y policías han volcado una importante masa de dinero al mercado, sobre todo de inmuebles y vehículos.

En este último rubro, se ha notado un incremento en los precios de los coches usados que se atribuye precisamente a este hecho, según se nos dice.

Pescador en la mala. El hombre regresaba en moto por avenida Apolón, de la jornada de pesca en la que no había tenido suerte, cuando a la altura de Atahualpa se le apersonaron dos menores que en principio le pidieron fuego.

Luego intentaron quitarle la moto y sólo consiguieron robarle la billetera, con los 50 pesos que llevaba en esos momentos, pero al verse frustrados no tuvieron escrúpulos para asestarle una puñalada en un brazo. El pescador terminó en el hospital y los dos menores, altos, delgados y morochos, uno con bermuda de jean, hasta ahora no han sido ubicados.