Un joven que padece una discapacidad…

Un joven que padece una discapacidad y que se encontraba afectado por un problema respiratorio, que en su caso se agrava por disfunciones de salud que ya padece de nacimiento, se encontraba esperando turno en el Centro Médico y como no podía mantenerse de pie, porque estaba descompensado, buscó un asiento.

Para su sorpresa en el lugar no había un asiento libre, ya que el mismo estaba siendo ocupado por mujeres las cuales se encontraban todas sentadas. Entre el público había de todo, mujeres jóvenes, mayores, adultas mayores, las que no se corrieron ni un minuto, para que este joven con discapacidad y con malestar, tomara asiento.

El mismo terminó sentado en el suelo, ante la mirada de todo el mundo, quienes aún así, tampoco se ofrecieron a darle el asiento ni tampoco se acercaron a preguntarle si se encontraba bien, dejándolo en ese lugar. El joven, una vez que le tocó el número recurrió como pudo a la ventanilla y trató de sobreponerse.

Pero al irse del lugar, se comunicó con este diario para comentar lo que le había pasado, donde reclamó que ante tanta insistencia por las cuestiones de género, debe haber más respeto también desde el género femenino a las personas que en muchos casos pueden estar en estado de vulnerabilidad sin distinción de sexo.