Un usuario de ANTEL…

Un usuario de ANTEL que reside en el barrio Ceibal de nuestra ciudad, comentó a este diario que no está recibiendo las facturas y que por tal motivo debe concurrir a las oficinas centrales del ente estatal en la calle Asencio, para poder acceder a la factura y así abonar el servicio. El vecino se domicilia en Orestes Lanza al 1400.
Aunque uno de los datos que le llamó la atención fue el que le ocurrió a su esposa con la misma factura, cuando al ir a abonar en el mes de febrero le informaban que la misma vencía el 20 de ese mes, al tiempo que en marzo pretendió hacer lo mismo y le dijeron que la factura había vencido el 4 de marzo, con una diferencia de dos semanas y no de un mes entre una y otra, lo que le llamó la atención a la cliente del ente por sentir que la estaban perjudicando.
Una joven llegó a un lugar del interior de Salto donde se estaba desarrollando un remate ganadero. Quienes allí estaban no dejaban de hablar de cierta persona y comentaban hasta el vehículo en el que se había trasladado, que refería a una camioneta de origen estadounidense último modelo valuada en miles de dólares.
En tanto, cuando ingresaron al lugar la mujer notó que quien merecía todas las miradas y tantos comentarios era un trabajador rural que hace poco tiempo tuvo la suerte de verse beneficiado con uno de los juegos de azar más importante del país y había concurrido a trabajar como lo hizo siempre, solo que con nueva vestimenta y calzado y en camioneta.

Un usuario de ANTEL que reside en el barrio Ceibal de nuestra ciudad, comentó a este diario que no está recibiendo las facturas y que por tal motivo debe concurrir a las oficinas centrales del ente estatal en la calle Asencio, para poder acceder a la factura y así abonar el servicio. El vecino se domicilia en Orestes Lanza al 1400.

Aunque uno de los datos que le llamó la atención fue el que le ocurrió a su esposa con la misma factura, cuando al ir a abonar en el mes de febrero le informaban que la misma vencía el 20 de ese mes, al tiempo que en marzo pretendió hacer lo mismo y le dijeron que la factura había vencido el 4 de marzo, con una diferencia de dos semanas y no de un mes entre una y otra, lo que le llamó la atención a la cliente del ente por sentir que la estaban perjudicando.

Una joven llegó a un lugar del interior de Salto donde se estaba desarrollando un remate ganadero. Quienes allí estaban no dejaban de hablar de cierta persona y comentaban hasta el vehículo en el que se había trasladado, que refería a una camioneta de origen estadounidense último modelo valuada en miles de dólares.

En tanto, cuando ingresaron al lugar la mujer notó que quien merecía todas las miradas y tantos comentarios era un trabajador rural que hace poco tiempo tuvo la suerte de verse beneficiado con uno de los juegos de azar más importante del país y había concurrido a trabajar como lo hizo siempre, solo que con nueva vestimenta y calzado y en camioneta.