Una cantidad de policías…

Una cantidad de policías que podía contarse por decenas, estaban prolijamente uniformados y formados frente a la Jefatura de Policía con los pabellones patrios que distinguían a los distintos escuadrones. Era martes por la tarde y los efectivos por órdenes de sus superiores estaban realizando el ensayo del acto oficial que se cumplirá esta semana por el Día de la Policía que cae este fin de semana.

Una persona pasó por el lugar y parado desde la vereda de la Plaza 33 que da hacia la calle Artigas, los miró un rato y comentó a quienes pasaban por allí, “los chorros deben estar contentos y tranquilos aprovechando este momento, con la escasez de policías que hay, encima tenemos a un montón de ellos perdiendo el tiempo ahora y a la vista de todos”.

Los tiempos han cambiado mucho y si hay algo que antes no se veía, ahora es común verlo hasta en las instituciones que aparecían como las más rígidas del Estado. Así que siguiendo con el tema de la Policía, es común ver a los nuevos funcionarios, con sus impresionantes uniformes negros y armados como para la guerra.

Pero esto también trajo aparejado hasta un cambio en la fisonomía de los funcionarios policiales, ya que la mayoría de los más jóvenes, hacen ejercicio físico y se les nota, tanto como los tatuajes que en muchos casos llegan a cubrir la totalidad de sus brazos, algo que unos años atrás, apenas terminada la dictadura llegaba a ser impensable.