VOX POPULI

Que el tránsito en Salto es desordenado y peligroso no es novedad. Pero entre las infracciones que diariamente se observa, hay algunas que rozan lo insólito y poco creíble. La siguiente es una de ellas:

El hombre se desplazaba en su Hondita 50 celeste por Gdor. de Viana de sur a norte cuando cerca de los apartamentos de barrio Mi Tío se le ocurrió llegar al comercio que está próximo a Vilardebó, en la acera oeste. Y no tuvo mejor idea que estacionar la moto en la línea divisoria de la ruta, sí, la doble línea amarilla que divide ambos carriles, donde permaneció hasta que el dueño hizo tranquilamente sus compras y volvió por ella. Fue el domingo casi al mediodía, momento de intenso tránsito en el lugar y quedó filmado por un vecino.

En varias ocasiones nos ocupamos en esta columna de situaciones indebidas que ocurren en Plaza Artigas principalmente en la tardecita. Por ejemplo personas mayores circulando en bicicleta por sus caminos interiores a alta velocidad o fumatas de marihuana en medio del juego de pequeños niños.

Hoy agregamos la preocupación de algunos lectores que nos han hecho llegar su disconformidad con que se permitan verdaderos «campamentos» en medio de sus canteros. «Son grandes ruedas de jóvenes que al llegar la noche hasta carpas han armado a veces para quedarse a dormir… por la imagen misma de la plaza no se debería permitir», nos dicen.