VOX POPULI

Una persona concurrió a una ferretería de plaza para hacer una consulta sobre un material que necesita para la obra de su casa. Allí se encontró con que el vendedor le mostró lo que la persona precisaba, y le dijo que los precios de esos materiales se vendían solamente en dólares americanos.

La persona empezó a sacar precios y a verificar calculando, lo que le estaban cobrando con la cotización, por lo cual pudo apreciar que la misma era mucho mayor a lo que cotizaba la moneda norteamericana en pizarra. «Es que el dólar va a llegar a 60 pesos según dicen», le respondió el vendedor.

El cliente si bien quedó encantado con el producto manifestó su malestar con esa especulación realizada por el comerciante, ya que le dijo que su versión no era más que un prejuicio sobre la situación del país y que poco serio era de su parte, remarcar los precios en función de la variabilidad del dólar.

A su turno, también le preguntó si en el caso de que el dólar volviera a bajar en pizarra, ese comercio estaría dispuesto a volver los precios a la normalidad, algo que el vendedor no supo responderle y le dijo que los precios lo fijaba la casa. La mujer observó un afán de lucrar con las circunstancias.