VOX POPULI

De solidaridad también se puede hablar en tiempos de pandemia y sicosis colectiva. Solidaridad de quienes brindan ayuda desinteresadamente a los que más necesitan, es decir, por ejemplo, a aquellas personas que no pueden trabajar o al menos ven mermado su trabajo, que lo hacen de forma independiente, haciendo «la diaria», como se dice popularmente.

En ese sentido, el miércoles ocurrió un caso bastante inusual en nuestra ciudad. Una persona publicó en redes sociales que quienes lo necesitasen podían pasar por su casa, a determinada hora, a levantar alimentos no perecederos. A la hora establecida, ¡había una larga cola fuera de su casa!

Esto ameritó que aparentemente una vecina suya llamara al 911 porque entendía que no era conveniente una aglomeración de personas como la que se había generado. La Policía efectivamente concurrió para instar a organizarse de otra manera, evitando concentración de personas. Se trata de un hecho que bien podría titularse como la otra cara de una acción solidaria.

A propósito de ayuda, son cada vez más los profesionales que mediante las redes ponen gratuitamente el conocimiento de sus respectivas especialidades a disposición de quien lo requiera. La idea es que la población pueda consultarlos a distancia. Así, se han ofrecido médicos, profesores de distintas asignaturas, psicólogos, maestros, etc.