VOX POPULI

Ayer, Salto amaneció con temperatura bastante por debajo de las que veníamos acostumbrados. Quienes tuvieron necesidad de salir de su casa, sobre todo de mañana, debieron acudir a algún abrigo.

Para muchos, cansados del calor, fue una alegría. Para otros significó preocupación, ya que al Coronavirus lo favorece el frío. Es que las bajas temperaturas habitualmente traen más gripes y resfríos, y en estos tiempos de «pánico», de eso nadie quiere siquiera escuchar hablar.

Abril, además de la temperatura, cambió el ritmo de la ciudad. Como cada inicio de mes, trajo consigo el cobro de salarios, jubilaciones, pensiones. Esto hizo que miércoles y jueves, el centro y la zona cercana al shopping recobraran su movimiento casi normal. Y otra vez, se vieron las dos caras de la moneda: los que se alegraron porque circuló dinero y el comercio se movió; y los que se preocuparon y hasta mostraron enojo en algunos casos, porque el tránsito de personas en la calle hace que el virus del Covid-19 se propague rápidamente.

A propósito de frío y de comercio, ya se empezó a notar movimiento entre quienes procuran hacerse de leña para vender. Sería bueno que este año, fuese más estricto el control de los lugares públicos, como costaneras y parques, donde años anteriores hubo gente (particulares) que irresponsablemente talaron muchos árboles.