VOX POPULI

Puede llegar a ser una tarea difícil la de ser chofer de ómnibus por todo lo que ello implica y máxime si este tiene que cumplir el tiempo debido y encima la gente que viene adentro está apurada por llegar en hora a su trabajo o al lugar que tiene como destino.

Pero sobre todas las cosas, más difícil se hace todavía si el mismo debe sortear en las calles de la ciudad una serie de vehículos que parecen que hasta se meten por gusto adelante cuando el pesado rodado debe maniobrar sin salirse de ritmo y evitar incluso pisar a alguien o chocar a otro, porque los mismos no respetan las reglas del tránsito.

Ocurrió ayer por la mañana cuando un coche de línea primero tuvo que maniobrar para evitar embestir o ser embestido. En uno de los casos, tuvo que parar la marcha y esperar que un hombre que iba cinchando un carro de mano y que iba casi por el medio de la calle, pasara y encontrar un lugar entre los autos estacionados para meterse en el medio y así darle paso al coche.

Después tuvo que volver a frenar porque había un joven que se desplazaba en moto delante suyo y paró la marcha para estacionarse en una esquina céntrica, e incluso se bajó de la moto como venía y el bus casi lo lleva puesto. Y en otra calle, el ómnibus debió desplazarse a 20 kilómetros por hora por un buen tramo, porque un motonetista, que iba en un birrodado con dificultades se desplazaba a paso lento. El chofer no las tenía fácil, pero sigue habiendo gente en Salto que siendo miércoles andan por la calle como si fuera domingo.