VOX POPULI

Los acondicionadores de aire se han vuelto casi imprescindibles en nuestro país. Tanto es así que la imagen de las ciudades y en especial de los edificios muestra invariablemente estos aparatos en el exterior.

En el norte del país lo sabemos muy bien, estos aparatos han desplazado en ventas a los tradicionales ventiladores y son cada vez más imprescindibles durante los veranos. Probablemente el recalentamiento global incida en este aspecto.

Ahora bien. La cuestión es que algunos de los instaladores, sobre todo cuando se lo hace a mucha altura, liberan la humedad del ambiente que el aparato convierte en agua, goteando sobre la vereda, y no hacia el sistema de saneamiento u otro destino interno, como corresponde.

Según explican, esto se hace por un tema de costo, debido a que en caso contrario deben agujerear paredes y buscar otras soluciones más costosas.

Esto causa humedades y zonas resbaladizas con peligros sobre todo para adultos mayores y existe un proyecto que establece multas a estos propietarios que van desde dos U.R. en adelante.

La iniciativa ha causado gran polémica, pero la Junta de Montevideo parece decidida a establecerlo como norma. ¡Ojo que los malos ejemplos suelen imitarse!