Vox Pópuli

Los robos de motos se han sucedido en los últimos tiempos en nuestra ciudad y ya casi no queda afuera ningún estacionamiento por más céntrico que sea. Con o sin cuidador, lo cierto es que las motos “desaparecen” en un abrir y cerrar de ojos.

Pero para este tipo de vehículos ni siquiera el patio de la casa cerrado con rejas parece que surge como impedimento para los “amigos de lo ajeno”, que no tienen problema para romper candados y retorcer los hierros para abrirse paso.

Alguien nos recordaba que en otras épocas, el día lunes luego de elecciones sencillamente no había clase en liceos y escuelas teniendo en cuenta que los locales eran utilizados para la ubicación de las mesas receptoras de votos.

Cada vez parece que se producen con mayor frecuencia los fenómenos climáticos severos por estos lares. Basta que transcurran tres o cuatro días “normales” para que de inmediato la depresión predomine y ya se esté librando una advertencia meteorológica.

Hablando de frecuencia, después de algunos días en que los accidentes de tránsito no se estaban produciendo con asiduidad, volvieron a engrosar la crónica policial. Si bien no los hubo de extrema gravedad en cuanto a consecuencias físicas, hay que hablar de algunos casos de fracturas y pérdida de conocimiento.