VOX POPULI

Los barcos que conformaban la flota de la empresa Sancristóbal están durmiendo su sueño interminable en la zona portuaria. Allí se encuentran cada día, sobre los retenes que lo sostienen como muestra del Salto que ya pasó y quedó atrás, aquel en el que los lugareños disfrutábamos del paseo en lancha para ir hasta el puerto de Concordia.

Se trata de un recuerdo que trae mucha nostalgia, porque eran momentos en los que esas lanchas eran más que un medio de transporte, sino que eran una flota que vinculaba de manera constante a las dos orillas y generaba que los de un lado y del otro, estuviéramos constantemente en contacto surcando las aguas del río Uruguay.

Pero el destino quiso que la empresa ya no pudiera seguir en este mismo camino, siendo que el tránsito vecinal se hace ahora por otra vía de desplazamiento y la misma ha generado que el río deje de ver la cantidad de almas que lo surcaban a diario con la vista puesto en él, disfrutándolo y sintiendo como éste, lejos de dividir, unía a las dos orillas.

Sería bueno, que en algún momento se buscara una manera de generar nuevas maneras de establecer un cruce diario a través del río, haciéndolo al menos como destino turístico, como forma de paseo de fin de semana o como manera de explorar las condiciones de nuestras costas y para eso, quizás la misma empresa pueda hacer una propuesta.