VOX POPULI

Era de tarde y alguien pasó por el lugar. Era en la boca de entrada al Mercado 18 de Julio por calle Uruguay, un sitio histórico y cultural que integra con orgullo el acervo patrimonial de los salteños, el lugar es emblemático y habla mucho de la sociedad local del Siglo XIX.

Sin embargo, allí mismo había un contenedor de basura colocado por la Intendencia de Salto para que los vecinos arrojen sus residuos en el lugar. El mismo estaba pegado a la pared de la oficina de Turismo de la comuna, pegado a un mural que está pintado por el artista local Román que ilustró brillantemente las bondades de nuestro medio.

Pero el recipiente no era el problema, sino el desborde de basura que contenía y el desparramo de bolsas por doquier que ensuciaban y afeaban de manera acentuada el paisaje de la puerta de entrada al mencionado sitio turístico. Era algo realmente asqueroso ver cómo la basura hedionda estaba allí como si nada.

Todas las personas que pasaban veían la escena como algo lamentable y hasta le sacaban fotos como ejemplo de lo que no hay que hacer, ni con un sitio turístico como este en particular, ni tampoco con la permisividad de la gestación de basurales que no deben existir y mucho menos en pleno centro de la ciudad, que es la galería de todos los salteños.

También te puede interesar...