VOX POPULI

La calle empezaba a calentar y había mucha gente dando vueltas, pensando en todo lo que aún faltaba por comprar para la Navidad. Muchos que querían llevarse lo que podían hace algunos años ahora, solo lo miran detrás de la vidriera, porque la situación económica no es la misma y eso genera problemas en distintas franjas de la población.

Pero aún así el espíritu navideño parece estar intacto, porque la gente sale y mira qué es lo que está pasando, y ahí no ve tanto comercio abierto, tantas ofertas de productos, ni siquiera tantos puestos callejeros de venta de fuegos artificiales o de juguetes que para esta época copaban las calles.

Esa es una importante señal sobre la economía uruguaya y en Salto la situación es tangible por donde lo mire. Los comercios se encuentran estancados, porque mucha gente no compra, pasa y mira, saca cuentas y como no le da, solo queda irse. Pero lo importante de la vida no pasa por eso aunque a muchos la situación les hace mala sangre.

A propósito de puestos callejeros, hay comercios que tienen una extensión hasta las veredas y copan las mismas con sus distintos productos. Sería buena cosa que alguien los llamara a ellos al orden, que les dijera que no pueden copar la calle con sus estantes y sus artículos, que deben permitirle a la gente pasar por allí. Pero por ahora nadie hace nada.