VOX POPULI

La tranquilidad que se vive por estas horas teniendo en cuenta el final del año es notoria. Lo que ya no se hizo, no podrá volver a hacerse y entonces no nos queda otra que disfrutar lo que resta del año junto a nuetros seres queridos, en tranquilidad y en clima de festejo, con el fin de terminar el año en paz como es debido.

Pero algunos no lo entienden así y hay varios que todavía siguen generando conflictos que se vuelven mayores. Los problemas de violencia doméstica se dispararon este año una vez más y Salto pasó a tener casi 9 denuncias por día, lo que es un montón y medio para una sociedad en la que nos conocemos todos y de la que debemos estar consternados cada vez que esto ocurre.

Los temas de este tipo no solo aumentaron las separaciones, que parecen estar de moda, en una forma triste y lamentable de desintegrar familias, sino que traen aparejados problema para los hijos de esas familias que ven cómo su familia se desintegra y termina quedando un vacío que luego se traslada a la vida cotidiana y genera situaciones negativas.

Ojalá que el año que se inicia la gente se proponga cambiar, trabajar más en sus errores y generar condiciones de convivencia mayores, con el fin de que los problemas siempre vengan desde el exterior de un hogar y no desde adentro, porque eso es lo que termina horadando a una sociedad que termina siendo violenta y corrompida, inundada en un caos que nadie quiere vivir. Que sea un año de paz y esperanza el que inicia y que todos así lo comprendan.







Recepción de Avisos Clasificados