VOX POPULI

Los niños están en todas las plazas, en los parques y en las canchas deportivas junto a ellos sus padres, que si bien en su gran mayoría no están de licencia, deben darse un tiempo para acompañar a sus hijos porque los mismos están de vacaciones. Hoy, el negocio son las colonias de vacaciones y los campamentos. Ese tipo de lugares han sido un aliciente para muchos padres que, devorados por el stress del diario vivir, deben ver qué hacen para estar junto a sus hijos, porque los tiempos no les dan y porque para muchos la vida ya está programada, en el mejor de los casos, con solo 8 horas de labor diarias que deben ser estrictas y sin niños al lado. El tema es que las vacaciones de verano se hacen extensas en un país que ofrece muy poco a los más chicos. Hasta las escuelas públicas, proponen los programas de verano, que no son para todos sino para algunos y eso hace además un efecto desgaste del centro educativo, donde muchos chicos prefieren quedarse en casa. Pero lo cierto es que vaya uno adonde vaya, verá niños jugando y padres cerca, vigilando, controlando la hora en muchos casos, porque deben volver a su labor pero tienen que tomarse un recreo, ahora no para comer o ir a casa por un descanso, sino para atender a los más chicos y sacarlos un poco del encierro de casa.