VOX POPULI

La mujer venía en su automóvil a trabajar por la calle Uruguay. Eran las 8 de la mañana del martes y no había mucha gente en la calle. En eso, le suena el teléfono que lo tenía en el asiento del acompañante y lo levanta, mira quién es que está llamando y lo vuelve a dejar en el lugar.

Pero a su costado venían dos funcionarios del cuerpo inspectivo en moto, le dijeron que parara, la mujer lo hizo. Y el funcionario municipal le dijo que cuando se acercó a su auto, mientras se desplazaban en el mismo sentido y dirección, él miró hacia adentro y vio que ella levantó el celular.

La mujer esgrimió sus argumentos, pero no sirvieron de nada por lo que le hizo una multa por haber mirado el aparato y además le exigió la entrega de los documentos, como tenía el carné de salud vencido hace algunos meses, le puso otra multa y encima se lo hizo saber a viva voz en plena calle, porque de esa manera consideró que ejercía la autoridad.

Pero la mujer puso énfasis en que mientras hay ciudadanos clase A, que en su barrio andan sin casco y con motos preparadas, sin que nadie les aplique multa porque los funcionarios tienen miedo a una represalia, como ha ocurrido incluso con una inspectora hace poco tiempo cerca de la Plaza Artigas, «buscan personas que no tienen esa conducta violenta y ejercen su función sin temor alguno», expresó la lectora de este diario, muy molesta con la situación.