VOX POPULI

No es novedad, que los espacios públicos abiertos son sumamente aprovechados en esta época del año en que el calor se hace sentir. Plazas, plazoletas, parques, realmente se llenan en algunos horarios tanto del día como de la noche.

Pero parece que este año, más que en anteriores, las quejas de la gente por algunos temas puntuales son más reiteradas. Concretamente y sobre todo, hemos escuchado dos y ambas referidas a las plazas céntricas, Artigas y Treinta y Tres: las fumatas de marihuana y el tránsito de bicicletas.

Sobre el primer punto nos decía un lector que se comunicaba con nuestra Redacción: «en la tardecita es impresionante, tendría que controlarse más, porque no tenemos por qué estar drogándonos todos, incluso niños, con ese humo que tiene olor a pasto quemado».

Respecto a lo segundo, es verdad que puede verse con frecuencia que entre los niños en bicicletas de rodado pequeño o triciclos, también circulan algunas bicicletas grandes y con adultos y, lo más grave, es que lo hacen a una velocidad alta. Un peligro.

A propósito de Plaza Artigas, hace algunos días recorrió mucho las redes sociales la foto de un caballo descansando en medio de un cantero. Algunos reaccionaron enojados hablando de mala imagen para una ciudad que pretende ser turística; otros lo tomaron con humor hablando de que el caballo del prócer había bajado a descansar en la sombra. Lo cierto es que estas cosas no deben pasar y alguien debe hacerse responsable.